Policiales
Los desconocidos

La historia de Damián y la búsqueda de su homicida, un “Natalia, Natalia”

Damián iba en moto, y murió tras recibir una pedrada en los accesos a Montevideo. Fue un "Natalia, Natalia" cerca de 36 horas. El homicida no aparece, su familia pide "justicia".
17.06.2018 10:12
2018-06-17T10:12:00

El joven de 20 años regresaba a su casa en Progreso, luego de haber estado en una reunión con amigos. En Millán y los accesos, barrio Conciliación, una piedra impactó en su cuerpo, "seguramente en su cabeza". Perdió el dominio de la moto y cayó al piso. Tras la caída varios desconocidos se acercaron, le robaron la moto y la mochila donde tenía los documentos personales y el celular. "Lo dejaron tirado con el casco puesto".

"En la mochila solo tenía el termo, mate, celular y documentos" dijo su tía Yanela a Montevideo Portal.

El joven que trabajaba en un frigorífico justo pasó por ese lugar, y el destino quiso que una piedra terminara con su vida.

La crónica que hicimos el 20 de mayo daba cuenta de que la "Fiscalía investigaba la muerte de un hombre que fue encontrado tendido en el pasto próximo a la ruta, con el casco de una moto puesto y piedras de gran tamaño a su alrededor".

"Al no encontrarse el birrodado se presume que el homicidio pudo ocurrir a raíz de una rapiña. Por el momento es un NN", indicaron fuentes de la investigación ese día.

El término NN proviene del latín "Nomen Nescio", que significa "desconozco o ignoro el nombre". Esta sigla es la denominación que se utiliza para hablar de una persona sin identificar.

En Estados Unidos, usualmente se usa "John Doe" para referirse judicialmente a un hombre, "Jane Doe" para una mujer y "Baby Doe" para un bebé.

En la jerga policial uruguaya, el sin nombre es llamado "NN". Algunos incluso llegan a decir que se trata de "Natalia, Natalia". Las fuerzas de seguridad cuentan con un código interno para comunicarse, el que sería totalmente inentendible para cualquier ciudadano.

En concreto, Damián jamás pudo ser identificado por las autoridades, fue un NN por más de 36 horas. Su familia al enterarse de que el joven no había ido a trabajar, empezó a sospechar que algo no estaba bien.

La familia desesperada al no saber nada del joven, comenzó a recorrer diferentes centros asistenciales, hasta que la Policía les dijo que en la morgue había ingresado un joven de aproximadamente esa edad, con un casco. Todo indicaba se trataba de Damián.

"Tenía muy lastimada la cabeza, fue lo que nos dijeron, porque al cuerpo no lo pudimos ver. Se lo identificó a través de las huellas dactilares. Verlo no es necesario" dijo la Policía, según contó Yanela.

A casi un mes del crimen, el homicida no aparece. La familia lo único que sabe es que a las pocas horas hubo un menor detenido, "cómplice del robo", que dijo había arrojado la piedra, pero no aportó otros elementos que permitieran identificar a otras personas.

Sin embargo,  no es la única historia que esconde esa intersección de Montevideo.

"Una persona está internada hace 2 meses con pérdida de masa encefálica, tras haber pasado por el mismo lugar, y también haber sido golpeado por una piedra".

Además, "otro joven que pudo atajar la piedra, se quebró el brazo y comenzó a gritar, por lo que vecinos del lugar se acercaron y lo socorrieron". Este último joven dijo a la Policía que recuerda "la piedra partió desde un tumulto de personas".

La familia pide justicia. Quieren saber quién mató a Damián, que jamás había pisado una comisaría y por ende, no tenía antecedentes penales. "Tampoco queremos que la historia se repita y otro joven pierda la vida en ese mismo lugar".

Montevideo Portal